Big Data. Origen de los datos

El punto de partida del Big Data es puramente tecnológico: dar respuesta a la inmensa cantidad de datos disponible para poder almacenar, procesar y analizar y crear valor y conocimiento. Hasta ahora las bases de datos estructuradas (SQL, DB2 etc o con sus nombre comerciales SAP, Oracle, mySQL, Sybase …) han solucionado esta cuestión. El reto futuro es combinarlas con otros tipos de datos, denominados no estructurados, que tiene su origen en diferentes dispositivos, formatos o aplicaciones. Servirían como ejemplo todos los archivos de las redes sociales (que combinan texto, con imagen, video o sonido) los sensores o dispositivos físicos que proporcionan datos diversos (temperaturas, geolocalización) o los e-mails, hojas de cálculo, estadísticas etc ya conocidos. Sin duda, un universo complejo de datos que individualmente tienen un valor importante, pero que al combinarlos entre ellos multiplican ese valor. Es la transformación del dato en información para acabar generando conocimiento.

De acuerdo con un estudio realizado por Cisco, entre el 2011 y el 2016
la cantidad de tráfico de datos móviles crecerá a una tasa anual de 78%,
así como el número de dispositivos móviles conectados a Internet
excederá el número de habitantes en el planeta.
Las Naciones Unidas proyectan que la población mundial alcanzará los 7.500 Millones para el 2016
de tal modo que habrá cerca de 18.900 Millones de dispositivos conectados
a la red a escala mundial, esto conllevaría a que el tráfico global de datos móviles
alcance 10.8 Exabytes mensuales o 130 Exabytes anuales.
Este volumen de tráfico previsto para 2016 equivale a 33 billones de DVDs
anuales o 813 cuatrillones de mensajes de texto.

 

Gigabyte = 109 = 1,000,000,000
Terabyte = 1012 = 1,000,000,000,000
Petabyte = 1015 = 1,000,000,000,000,000
Exabyte = 1018 = 1,000,000,000,000,000,000

 

A mi modo de ver en el retail encontraríamos 3 fuentes de datos bien diferenciadas. Este sería el esquema.

bigdata-retail

 

Back-office o repositorios de datos, muy extendidos en las organizaciones. Normalmente se concentran en el ERP, datos transaccionales y operativos, y en el DataWarehouse con la información analítica e histórica.

bdr-back-office

Front-office o sistemas de relación con los clientes o usuarios. Es, con toda probabilidad, la parte que más ha evolucionado: pensemos en los sistemas de reservas de los hoteles, los CRM para segmentar a los clientes, los sistemas de fidelización o las intranets corporativas como ejemplos de su evolución. Los sistemas basados en Web, lenguajes y servicios, han mejorado sus funcionalidades, modificado hábitos de compra y creado nuevas líneas de negocio. La mayoría de estos sistemas se han desarrollado a partir de datos estructurados, con potentes gestores que han podido interactuar con los repositorios del Back-office y nutrir de nuevos indicadores los DataWarehouse.

Pero a partir de aquí hay que incluir dos cambios fundamentales y determinantes en los últimos años: la aparición de la conectividad (ultra-conectividad en la práctica) con la variedad de dispositivos móviles y la explosión de las redes sociales. El primer cambio ha supuesto la llegada de la computación en cloud (nube de datos) que ha arrastrado al resto de sistemas – back y front office – a una migración ordenada, y que a su vez también ha permitido nuevas formas de trabajo, nuevas formas de relación, nuevos negocios… En segundo lugar el impulso de las redes sociales, el salto al 2.0, ha significado un cambio en las relaciones entre los clientes, usuarios, organizaciones, grupos… No entraremos en ese tema tan estudiado. A nivel de datos ha significado una fuente, casi inesperada, de información no estructurada o semi-estructurada que cada vez toma mayor protagonismo. Quizá las redes sociales no sean el lugar ideal para los negocios; pero se han convertido en el vehículo perfecto para informar, opinar, aconsejar o prescribir.

bdr-front-office

Os recomiendo visitar este contador de social media para ser capaces de evaluar la cantidad de información que circula.

 

– La tercera fuente de datos es el mismo punto de venta. Pero no hablo evidentemente de las transacciones generadas por las cajas de cobro; se suponen ya integradas en el back-office de cada centro y en el global de cada corporación.

bdr-store

He aquí una de las grandes revoluciones que están llegando: el internet de las cosas [the internet of things] Todos los dispositivos, sensores o controladores transmiten datos, que recogidos, procesados y refinados pueden dar mucha información. Imaginemos los datos generados por códigos QR, RFID etc; realidad aumentada, dispositivos para neuromarketing, gafas o relojes inteligentes… Todo un universo por explorar (y explotar)

Pero es que además estos dispositivos se podrán “relacionar” con otros dispositivos, interactuar, ser activados o desactivados por otros… Y para eso se utilizarán los canales ya desarrollados; internet, cloud y movilidad.

Aquí entramos en un territorio mucho más complejo e inexplorado. ¿Cómo responder a la gran cantidad de dispositivos que existen en el punto de venta? ¿Cuáles serán más importantes? ¿Cómo afectarán a las métricas tradicionales? ¿Deberemos utilizar nuevas? ¿Mediremos igual la rentabilidad?

 

La complejidad, velocidad y volatilidad de este tipo de datos son los retos fundamentales a los que debe responder los sistemas Big Data. Selección, filtro y calidad de estos datos serán sin duda un negocio: análisis con grandes volúmenes de datos, diferentes y complejos. Tecnología y negocio: las dos caras de la misma moneda.

Francesc Máñez
Retail Technology Consultant

CEO de Qmax Consulting SL

Deja un comentario