Planograma: más allá del software

El planograma es una herramienta de gestión del espacio: permite diseñar, administrar y analizar los lineales. Es un instrumento imprescindible para la gestión inteligente del espacio en el punto de venta y para implantar estrategias comerciales que permitan aumentar la rentabilidad y mejorar el servicio a los consumidores. Pero ¿es tan importante el software en este proceso?

C&C-sample

Es muy habitual creer que el éxito en el desarrollo de un Plan de Planogramación se basa en la selección del software adecuado. Nuestra experiencia en Qmax Consulting indica lo contrario: la base del éxito se encuentra en cinco elementos básicos.

  1. Definición de objetivos. Tener claro para que queremos utilizar los planogramas: si es para orientar o para especificar cómo debe realizarse la implantación. O si va a ser primordial ofrecer una imagen muy potente o la importancia radica en su faceta analítica. También hay que valorar la cantidad de planogramas a producir, si hay que utilizar un repositorio para el ciclo de vida o la variedad de mobiliarios a diseñar. Hay que pensar que el planograma es un instrumento, no un fin.
  2. Colección de datos (Datapack) toda la información referida a producto, mobiliario, dimensiones y distribución de niveles y módulos destinados al surtido debe tener un solo origen, estar accesible y ser precisa y detallada.
  3. Catálogo de imágenes de producto. Para poder planogramar con mayor facilidad y que los documentos finales sean fácilmente interpretables y útiles en el punto de venta, se debe disponer de un catálogo fotográfico los más completo posible; imágenes de calidad, preferiblemente de vistas frontales del producto, con fondo transparente y que sean fáciles de identificar (ficheros con nombre codificado) También es muy interesante disponer de imágenes reales de las implantaciones actuales o ejemplos de los que se quiere o no se quiere hacer.
  4. Criterios de exposición. En el caso de tratarse de implantaciones nuevas o cambios profundos de surtido hay que definir con detalle como se ha de exponer el surtido: como se distribuye (precio, marca, árbol de decisión, color, acabado, novedad…), los niveles de exhibición, qué recorrido se establece, el sentido de la circulación etc. Si es necesario se incorpora material comunicativo, didactismo, tipo de iluminación etc.
  5. Recursos destinados. Deben quedar claros los roles de las personas que participan en el proceso: diseñadores de planogramas, administradores de datos, coordinadores de surtido, controllers, responsables de supply chain, jefes comerciales o jefes de operaciones… Existe un conjunto de personas que participan en el proceso y que cada uno, en la medida que se decida, asume un grado de responsabilidad. El planograma es un claro ejemplo de co-creación y proceso colaborativo interno… Y el recurso más apreciado: el tiempo. Planificar es definir plazos de ejecución que dependerán de los recursos humanos y técnicos que se destinen.

Resumen

Seleccionar un buen software es importante, pero no decisivo. Estas 5 claves ayudarán a tomar la decisión acertada y adecuar el software a los requerimientos del Plan de Planogramación.


Si quieres saber más sobre los estrategias y servicios de merchandising en el punto de venta que ofrece Qmax Consulting contacta con nosotros y te explicaremos con detalle como te podemos ayudar

Deja un comentario